Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: MI VIDA CON EL CÁNCER (Virginia Ferrando Pons)  (Leído 5530 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
Diana Gioia
Dirección Literaria
Metafóric@
*
Mensajes: 11289


Ha sido mi biografía un juego con las palabras


WWW
« : Enero 28, 2014, 03:24:00 pm »

MI VIDA CON EL CÁNCER

Virginia Ferrando Pons

15 de enero de 2014

Después de veintiún años de enfermedad, creo que he aprendido  lo suficiente, y puedo reflexionar y sacar alguna conclusión sobre esta experiencia impactante de la que muchas veces las personas no quieren hablar por miedo. Pero es necesario hablar  si queremos hacerle frente como a todas las adversidades de la vida. Se llama tener cáncer y vivir con cáncer.

Con treinta y tres años me diagnostican cáncer de mama, aquello que le ocurría a las demás,  de repente, aunque me parezca increíble, me ocurre a mí; siento  miedo, pero me dan esperanzas, hay tratamiento: mi primera cirugía, radioterapia y quimioterapia y mi primera calva. Tras ocho meses de tratamiento, me incorporo a mi vida laboral. Tengo que asumir que tengo cáncer, poco  a poco asumiré que  ya no podré tener hijos.
Cuatro años después, mi primera recaída, con metástasis en húmero. De nuevo quimioterapia, radioterapia y  de nuevo estoy calva. Siento miedo, mucho miedo, pero no hay tregua. Al año siguiente, nueva metástasis en una vértebra; ahora soy candidata a trasplante de médula ósea, y durante veinte días estoy aislada en una habitación en la que no puede entrar ni salir nadie más que el personal sanitario. Tras treinta y ocho días,  me dan el alta  y, al salir a la calle,  me emociono y lloro; hace un día soleado y me parece un día precioso.

Pero a los dos años  se reactiva la metástasis del húmero, por lo que de nuevo entro en quirófano sin saber  si saldré con el brazo derecho amputado. Me conservan el brazo pero me quitan  el húmero y masa  muscular, por lo que tras ocho meses de rehabilitación, además de la secuela estética, me queda una importante pérdida de funcionalidad (no puedo mover el hombro). Me conceden una minusvalía del 45%.
Para mí empieza un periodo de adaptación  para conseguir  ser lo más independiente posible  en mi vida personal y laboral (soy profesora y no puedo escribir en la pizarra).

A partir de aquí, y contra todo pronóstico, el cáncer me deja tranquila durante nueve años, pero no así todas las secuelas de los tratamientos recibidos: insuficiencia cardiaca, miositis con pérdida de fuerza muscular en las piernas (imposibilidad para levantarme desde el suelo), hipertiroidismo, hiperparatiroidismo, crisis de ansiedad, dos episodios de amnesia postraumática. Se me desplaza la prótesis de humero, por lo que,  de nuevo, entro en quirófano  para que me la cambien.  También aprovecho para dejar de fumar y me siento liberada, con la sensación de tener más  tiempo libre, algo que me sorprende bastante. En este tiempo me revisan la minusvalía y me conceden el 67%.

Durante este tiempo, he tenido que reaprender  continuamente a vivir con las  nuevas limitaciones que me han ido surgiendo: falta de  movilidad del brazo derecho, pérdida de sensibilidad en manos  y pies, fatiga ante los esfuerzos por la insuficiencia cardiaca, pérdida de la posibilidad de ser madre, y  pérdida de  la vida en pareja.
Pero, nueve años después (en 2009), reaparece el cáncer, esta vez con metástasis en el hígado y en varios huesos. Recibo distintos tratamientos con quimioterapia que, en algunos casos,  propician ingresos por reacciones tóxicas importantes, otras veces son ineficaces, con aumento de las metástasis, y otras se suprime por toxicidad para la médula ósea.

Me conceden una incapacidad absoluta para el trabajo. Con cincuenta años, esta situación es difícil de asumir para mí. Sufro un trastorno depresivo, necesito ayuda psicológica. Llego a pensar que no merece la pena vivir. No asumo la situación de incapacidad, siento que soy una persona inútil y que no sirvo para nada.  Pierdo mi identidad y la sensación de soledad es  muy grande, porque todos los míos  están  “al otro lado de la valla”, siguen con la normalidad de sus vidas y yo he perdido el sentido de la mía. Sin encontrar ninguna motivación para hacer nada, no se sabe por qué ni para qué vivir. Con la ayuda psicológica y de mi entorno más cercano, he ido reconstruyendo mi vida poco a poco, reorientándola, buscando nuevas actividades que me ayudan a normalizar mi vida y, por tanto, a asumir y aceptar  mi condición de incapacitada, jubilada, pensionista.
Actualmente, las metástasis de hígado siguen creciendo, me planteo por primera vez que el final puede estar cerca. Registro un testamento de últimas voluntades e informo a mi familia  de cómo quiero que sea el final de  mi vida. Pero, en ningún momento renuncio a seguir luchando. Sin embargo, habérmelo planteado me ha tranquilizado más de lo que hubiera imaginado.

He llorado lo indecible, he sentido miedo, angustia, he sufrido físicamente y padecido todos los efectos secundarios posibles de los distintos tratamientos. Mi historia clínica  es  muy densa desde  1993 hasta hoy. He vivido mucho, he visto A otras personas  cercanas a mí, también con cáncer, que no han tenido mi suerte. Y ahora necesito compartir lo que he aprendido  y las reflexiones que me he planteado.

Sé cuál va a ser el final, esta terrible enfermedad siempre acaba venciendo. De lo que se trata es de que ocurra lo más tarde posible. Hay una parte importante que corresponde a la ciencia  y a la medicina, pero otra, no menos importante, es la actitud del enfermo. Y por eso me siento orgullosa, porque durante todos estos años le he plantado cara, creo que con bastante  dignidad. Es posible que por mi ignorancia. Aunque reconociendo que he pasado momentos muy duros y difíciles,  que creí que no superaría  nunca, mis ganas de vivir  hacen que me sienta una persona muy feliz y realizada, satisfecha del esfuerzo y la lucha durante tantos años, y creo que padecer esta enfermedad me ha enseñado mucho. SÍ, me ha hecho sufrir  lo indecible, pero he aprendido de ella. He intentado vivir con serenidad pero sin perder nunca  ese espíritu de lucha, de enfrentarme a ella. Es verdad que no ha sido nada fácil y que sin la ayuda de  mi entorno familiar, social, laboral, creo que  no hubiera aguantado tanto.

Ahora creo que  mi vida  ha recuperado su sentido, las cosas que hago vuelven a tener  un significado para mí. No son  especiales, simplemente me gustan, me divierten, me ayudan a relacionarme con los demás.  Me vuelve a gustar la vida y me aferro a ella porque quiero estar más tiempo aquí. Me gusta mi vida ahora aunque el cáncer está ahí, acechándome. Me gusta y quiero aprovecharla el máximo tiempo posible.  De  momento, sigo siendo vencedora, al menos yo me siento una vencedora.

Ahora, después de veintiún años, puedo reflexionar con serenidad sobre todo lo aprendido. Y esto se puede resumir en pensamientos muy sencillos y que son los que apoyan mi vida.  Es como el final del curso, un curso que dura muchos años.

Mi primer pensamiento es, como siempre lo he hecho, continuar la batalla  y no rendirme nunca. Creo que todas las personas, ante una gran dificultad en la vida, sea cual sea, deben esforzarse por superar esa dificultad, intentar ganar cualquier batalla, por difícil que nos parezca. Por desgracia no siempre es así.
En mi caso siempre he estado convencida que esta actitud me iba a ayudar, como así ha sido. Nunca he perdido la esperanza de poder vencer al cáncer  y aun así, sabiendo que poco a poco la enfermedad va ganando terreno, al menos se lo pongo difícil, y si ha de acabar  conmigo, que sea cuanto más tarde mejor. A la ciencia y a la medicina les corresponde buena parte del triunfo, pero el paciente también tiene sus deberes y es precisamente el de luchar hasta el final, el de no rendirse, no tirar la toalla.  Estoy segura de que siendo positiva, teniendo confianza, esperanza, esto es fácil de conseguir.

En segundo lugar, he aprendido a disfrutar de la vida en las circunstancias que sean, he aprendido a disfrutar de las cosas más cotidianas y sencillas, a sentirme feliz cuando me despierto por las  mañanas  y compruebo que sigo viviendo y tengo todo un día por delante  para vivirlo y saborearlo. He aprendido a disfrutar de  mi vida  sin pensar en lo que no he tenido o no tengo. Más bien pensando en lo que SÍ he tenido, que ha sido mucho. Quizá porque lo he tenido todo. En primer lugar,  una familia que siempre me ha apoyado y me ha demostrado su amor, incondicionalmente ha estado en los peores momentos, me ha cuidado, consolado. Desde el primer día pendientes de mí, de todo lo que me ocurría, de cómo me sentía, tanto física  como emocionalmente.  Han llorado conmigo, han reído conmigo. Creo que ha sido la mayor fortuna que podía tener, mi familia. Lo he compartido todo siempre con ella. Mis amigos, siempre atentos y considerados conmigo, comprensivos con mi situación o las circunstancias. Mi entorno laboral, siempre esperándome después de cada periodo de baja laboral. Me siento también  afortunada por esto.

Y en tercer lugar, siento la necesidad de compartir y transmitir mis emociones, mis miedos y mis sentimientos. Quisiera poder expresar con claridad y naturalidad todo esto, de lo que creo que me hace estar viva y estar en la vida. Sería una experiencia muy gratificante y tal vez no tenga tantas oportunidades.

Mi reflexión final, después de veintiún años de convivencia con el cáncer, es que ha merecido la pena vivir, y que  voy a seguir disfrutando de la vida. Quiero sentirme viva, aun sabiendo que llevo dentro la enfermedad, pero ignorándola (sin dejar el tratamiento y acudiendo a mis revisiones)  y que no me robe pensamientos, alegrías, que no me robe tiempo, que no me robe vida. Como me decía una amiga mía hace unos meses, “quiero morirme viva, quiero morirme viviendo”. Y nunca olvido que,  a pesar de todo, soy una vencedora.

« Última modificación: Enero 28, 2014, 03:31:15 pm por Diana Gioia » En línea





Le ciel est, par-dessus le toit,
Si bleu, si calme!
http://www.metaforas.com.es
cielo claro
Participante avanzado
***
Mensajes: 377



« Respuesta #1 : Febrero 07, 2014, 01:46:38 am »

Simplemente maravilloso todo lo que nos cuenta. Me he quedado sin aliento y sintiendo que las miles de veces que yo me he quejado por las cosas que me han pasado...he sido una egoísta, porque comparado con todo lo que aquí nos cuenta Virginia, el resto es nada.

Felicitaciones por esa superación, la vida vale la pena vivirla... eso es lo que me está enseñando.

Besos.
En línea
Diana Gioia
Dirección Literaria
Metafóric@
*
Mensajes: 11289


Ha sido mi biografía un juego con las palabras


WWW
« Respuesta #2 : Febrero 07, 2014, 04:01:38 pm »

Así es mi amiga Virginia,
dg
En línea





Le ciel est, par-dessus le toit,
Si bleu, si calme!
http://www.metaforas.com.es
María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3985



WWW
« Respuesta #3 : Febrero 08, 2014, 11:15:44 am »

Eres muy valiente, Virginia y el amor que llevas dentro es lo que vence a tu enfermedad. Ánimo y gracias por darnos a conocer el valor de las cosas realmente importantes. Un beso.
En línea

Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a: