Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: [1] 2 3
  Imprimir  
Autor Tema: Octubre 2018  (Leído 409 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« : Octubre 04, 2018, 08:54:40 pm »

ojaldeb

   
Temporada tres en metáfora


¿Cuántas chinas
        caben
        dentro
      de una bota
                      enamorada?
     ¿Cuánto encono en la luz de un cuchillo sagaz?
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #1 : Octubre 04, 2018, 08:55:59 pm »

EL SILENCIO

El frenesí de una aflicción cautiva
busca el callado  Olimpo que redime   
el fuego delirante de la liza,
desatando del alma nudos tristes.

Allí, en la complacencia del silencio,
de fulgor se corona  la armonía,
y engarzándose dúctilmente al viento
pulula en la fragancia de las lilas.

Constriñe contumaz  el escenario,
embeleco de amor, también de sangre.
Aprehende su  embrujo  regresando
al maná vigoroso y dominante.   

¡Quimeras; sombra de luna en las albas!
Encubre los  retazos de deseos.
Retorno  a tus regiones  silenciadas   
a  solazar sometidos anhelos.

Carende
29-09/10
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #2 : Octubre 04, 2018, 08:57:57 pm »

Ricard Monforte
   
Quinteto

Ojos pulcros, portales de alegrías,
boca de brisa, brescas de dulzura
me contaron, mi bien, que me querías,
y abrigo obtuve en la sutil ternura
etéreo cendal con que dormías.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #3 : Octubre 04, 2018, 08:58:57 pm »


Ricard Monforte



   
La tentación muere en el estanque vestida de morado

Cuenta la leyenda que en un lugar de Inglaterra, en su vasta historia de latidos ancestrales, los lotos son sabios, y muy blancos, de lino venturoso, cambian a color morado, al intuir traiciones cerca del estanque donde posan sus espíritus. Tanto es así que lady Camille, mujer de clara conciencia y alta condición social, vivía en la Inglaterra victoriana en una mansión donde Flora caprichosa dió forma a la belleza en su pasión aquiesciente con las rosas. Aún se percibe su brisa en el corredor acristalado que da a las escaleras de un mármol altivo y distante, escalinata donde los retratos de sus antepasados nos miran con ilustre lentitud.  Esta dama sólo se conmovía por las risas bulliciosas de las mujeres que habitan la casona, su perfume iba a enredarse a los serenos tilos, donde cada día, a su rubia sombra, disfrutaban del té en un ritual casi sagrado.
 Lady Camille era una mujer de hondos secretos, poco tiempo atrás, la presentaron en sociedad, en uno de los salones átavicos de la casa; no mostró jamás el menor rasgo de frivolidad,  su brillantez, la hacía merecedora de todas las miradas de la corte.Y, sin embargo su carácter se volvía meditabundo y huidizo y era poseída por una extraña maldición.
Este hecho, que no pasó desapercibido a sus hermanas,  acrecentaba su fuerza en noches de luna llena, cuando el sudor de los narcisos se hace irrespirable en aquel largo y cálido verano.
Un antiguo misterio se preñó en sus entrañas, envuelto en la placenta del pesar, convirtiéndola en un ser frío y oscuro.En un resplandor fijo, interminable, deja caer su melancolía en el estanque de los lotos, donde se iba a refugiar cada vez que le era imposible conciliar el sueño. Una de esas noches, cuando las luces van a dormir al  collar violeta del último crepúsculo, y reinaban las tinieblas, el tiempo se arruga sobre su rostro, pálido y trémulo, en el azul de sus pupilas, y se pudo ver la silueta de un caballero vestido de terciopelo y capa negra azabache que brillaba en la oscuridad.
No había salido  de sus sueños, era Lord Chartell, descendiente del rey Arturo y su prometido, el cual, sintiendo la tristeza de su amada, fue en su busqueda atravesando los muros del jardín. La deseó con una violenta insolencia, los dos amantes se fundieron en un abrazo ancho, como los acrecentados ríos de Babilonia. El gorjeo de la alondra les envió una mirada suplicante y Lady Camille fue recorrida por un intenso escalofrío, trayéndole a la mente el pacto de la vieja profecía. Su abrazo era un enigma que no sabía descifrar, no contaba con el oráculo que la salvase. Su padre, el día de su bautizo en el patio de los olivos, los que elevan sus plegarias a los dioses, con sus ramas extendidas hacia el cielo,  la encomendó a las esferas celestes como tributo, no había de quebrantar tal alianza.
Era necesario que ingresara en la solitaria celda de un convento, situado en la cima de la colina, donde los dioses van a jugar con sus doncellas, a sembrar lilas en las tumbas de sus madres, entre las perfumadas hierbas, allí salvaría el honor que las altas estrellas quisieron arrebatar a su anciano padre, de largas barbas muy blancas y ojos rojizos, espejo del llanto incendiado por sus lágrimas al comprometer la felicidad de su hija.
Este pacto equilibraba el orden.
Hubo de renunciar a su amor, en esta víspera que no será la última de todas las batallas de los dioses, donde expían las tentaciones y pecados de los mortales en un fragor idéntico al del trueno.
Desde entonces, se dice que en el estanque de La Mansión de los Tilos, los lotos cambian el color de sus pétalos a morado cuando, en el otear del horizonte, hace su presencia vestida de terciopelo negro, la traición.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #4 : Octubre 04, 2018, 08:59:52 pm »

BARDO SIN SUERTE


Savia de olvido necesita un bardo,
urge calmar su inmitigable pena.
Obra en el músculo un ardiente dardo.
Flébil condena.
 
Cada segundo lo mutila, fiero.
Cae rendido con el alma rota.
Tiñe su pénsil de color austero:
negra derrota.
 
Dice la luna que un juglar sin suerte
yace a la sombra de un vetusto encino,
preso en el mutis de la fría muerte.
Gurdo Destino.


Raúl Valdez

08/27/2010
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #5 : Octubre 04, 2018, 09:01:06 pm »

Alpha_Centaury

   
Infierno de aire

Odio mi infierno de aire,
secuestrador de pupilas,
le detesto por cobarde,
me encadena a la rutina;
rebelde, sigo adelante,
arracando mis esquirlas,
arderán los almanaques
en el vuelo a la salida.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #6 : Octubre 04, 2018, 09:02:19 pm »

Erial

   
La espera


No siempre, al mirar por la ventana, pretendo abarcarte,   
en ocasiones busco tu pupila en mí.                                   
Difundo  un  goteo de cuentas  a tus pasos.                   

Aciagas  señales,  no desvíes mi antojo       
y, sin armadura, decidas  obtener  tu destino.
Acudes, ciego, al  sepulcro donde moras.

De las meigas que te prenden, una aguarda a  tu puerta,   
yo, para  ti, continúo remozando la piel. 
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #7 : Noviembre 02, 2018, 04:46:59 pm »

Las sombras y la luz de las voces

El eco de las sombras,
heridas voces mudas.
Quimera misteriosa

con profunda nostalgia,
en brazos del silencio
no encuentra las palabras.

Los sentidos convocan
suavemente, desnudan
el tiempo, las auroras

del amor que no callan.
Los sueños serán sueños,
los sonidos del alma.
   
Liliana Valido
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #8 : Noviembre 02, 2018, 04:48:07 pm »

Dage
   
   
El monstruo sin sentido


EL MONSTRUO SIN SENTIDO


   En la penumbra acecha
   un monstruo al cual le faltan pies y cabeza,
   el crujir de sus dientes
   interrumpe mis sueños y me enloquece.
   ¡Es rápido, es rudo,
   unión de cuantas cosas odio y repudio!
   ¡Inconsciente, ignorante!
   A cualquier dios le pido que me lo mate.

   Mas en la sombra
   como insecto se oculta,
   mientras yazco trastorna
   fantasías y dudas.

   Tales sueños robados
   nunca más aparecen.
   Con el alba, el imbécil pregunta aullando
   si conserva el color
                                o si se muere.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #9 : Noviembre 02, 2018, 04:49:09 pm »

Mac de la Torre


El no Poeta

Pertinaz e infame hado
yo resisto tu señuelo,
¡arruina ya  mi desvelo!
Ojos en surco tostado.

Sintiéndome ruin bagazo
confina mi juicio al diestro,
si no conozco maestro,
de sabias letras ni trazo.

Como navío varado
soles conté con recelo,
cogí la pluma del suelo
en tregua con el tarado.

Arrogante, afloja el mazo,
raspa mi rostro siniestro,
tan rico convite vuestro
naciente de un novel lazo.

El guardián sutil y osado
me mostró radiante al cielo,
mira al frente con anhelo,
concluirás  roto y cansado.

Frunció la tinta un abrazo
esclava de lo que muestro,
terminé con mi secuestro;
oda libre en mi regazo.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #10 : Noviembre 02, 2018, 04:50:14 pm »

altabix

   
La multa
« : Septiembre 27, 2009, 12:36:47 am »
   Responder con citaCitar Dividir TemaDividir Tema
Quien no tiene memoria...
Subí las escaleras corriendo, había dejado el coche aparcado en  una zona prohibida.
 Abrí la puerta y entré como un “cohete”  hacia la cocina, había dejado allí el teléfono móvil.
Al volver hacia la puerta de la casa, pasé junto a la figura de una cabeza tallada en madera; me pareció que levantaba las cejas con expresión de desagrado. Me sorprendió y me quedé observándola sin apreciar nada raro; al fin y al cabo, es una figura de madera.
Le dije a mi cerebro que me dejara de líos que tenía prisa; sin embargo y a pesar de que era imposible,  habría jurado que la talla de madera movió las cejas.
Al bajar a la calle,  vi que mi coche estaba siendo multado por un policía de tráfico; es inútil poner excusas, lo mejor es dejarle redactar la multa y acabar, no tenía tiempo de discutir con un policía.
Cuando me dio el resguardo de la denuncia, el papel era  rosa  tirando a fucsia, me sorprendió y al levantar la mirada...  la cara del guardia era redonda, completamente circular y blanca y unos labios enormes cubrían la parte inferior del círculo.
Me sentí mareado, raro, algo asustado también,  caminé hacia el coche sin querer mirar a mi alrededor, abrí la puerta y entré. Fuera estaba el guardia, ya con el aspecto normal que todo guardia debe tener; me miraba fijamente, desconfiando de mí por algún motivo.
-Tiene que ser un sueño- pensé. - Una pesadilla, tengo que despertar y todo será normal-.
De manera que me quedé quieto al volante, veía como las gentes y el guardia me miraban, todos me observaban y yo me reía de ellos.
-¡Idiotas residentes en mi imaginación, iros a la mierda!-. Les dije yo.
Entonces el guardia se me acercó decidido y me dijo:
-Salga usted  del coche por favor-.
Me quedé dentro del vehículo y observé que a mi alrededor se amontonaban ojos, sólo ojos, ni bocas ni orejas, sólo ojos que me observaban.
Me enfadé, salí del coche airado y la emprendí a golpes con esos ojos; gritaba:
-¡Ya está bien pesadilla asquerosa, vete ya!-.
Escuchaba sonidos que no podía identificar, de pronto, caí al suelo y las cosas a mi alrededor volvían a ser reconocibles.

Entre varias personas me habían reducido, estaba de cara al asfalto con los grilletes puestos en mis manos,  pegadas a la espalda.
Ante mis ojos caminaba una hormiga, indiferente a mi presencia, se me ocurrió pensar en que quizá otros ojos me observaban, y yo era tan indiferente a su presencia como la hormiga era indiferente a la mía.  Mientras, las cosas pasaban sin importarme mucho, reflexioné acerca de la existencia de la hormiga, de cómo ella hacía su vida, sin saber que muchas compañeras suyas habían sido aplastadas o  gaseadas por gentes de mi especie.

Recuerdo que me llevaron a algún lugar, me transportaron de allá para acá, se preocupaban por lo ocurrido conmigo, imagino, porque recuerdo a alguien haciéndome preguntas que no acabo de recordar, pues a medida que reflexionaba acerca de la hormiga, todo cuanto ocurría me iba siendo indiferente.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #11 : Noviembre 02, 2018, 05:00:15 pm »

Corregido en el foro Metáforas de Diana Gioia.

Suspendióse el tiempo de una micra
tras la marca y signo treinta y nueve.
Un terrible instante, muy difuso...
La virtud, tu canto más aleve.

La total pasión de los momentos
los sostuve, únicos, aquí.
En mis huellas todo contenía,
el espacio cómplice hacia mí.

El fugaz, silente, trance solo,
coyunturas, albas monocromas,
es esencia en ti; es tuyo y mío.
Se llenó tu cáliz con aromas.

Comprender la historia y el misterio.
Alma llena y pobre mi sentido.
El pasado roto y el presente:
encontrar, morir en un sonido.

Sombra, grises, paz; con mucha luz,
lapsos bruscos rígida o sentada;
Sentir otro hueco en lo sombrío
donde hundes, frágil, tu mirada.

Entregarte un pálpito inmortal,
oculté la voz como una fiera.
Hoy convengo íntima contigo:
me cohibí; ramplona mi ceguera.

Los minutos nimios, derramados,
estudié mis planes imposibles;
la perdida puerta de las horas
acercó los lechos invisibles.

Tu reír, mi dicha, son vestigios;
detener la tierra en un lamento.
Viste azul la luna y, al tocarla,
profanaste el rótulo del viento.

Del delito, échame las cargas
pues, gustosa, es libre tu razón
sin la infame pena del insomnio,
junto al mar, colmando el corazón.

(c) María Teresa Aláez García. Mayte Aláez. Mtiag.Pernelle.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #12 : Noviembre 02, 2018, 05:02:30 pm »

Candela Martí



ROSA FLORECIDA


Cuando me llamas rosa florecida,
emergen en mi pecho bendiciones,
primitivos antojos, conmociones,
y se viste la piel de nueva vida.

Si te abrazas a mí, amante hendida,
se desbocan delirios y pasiones,
alejando el silencio que me impones,
al notar tu pasión que, al fin, me anida.

Acudes por mis puertas laterales,
bogando mi deseo incandescente,
y tomas mis entrañas a tu antojo.

Sin fingida apariencia ni sonrojo,
desnudo mi verdad y, en sus umbrales,
claudico ante el amor, mandato urgente.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #13 : Noviembre 02, 2018, 05:05:17 pm »

VENGO

Vengo quieta, mi grito, lluvia mansa.
Miedosa en su abandono, la perfidia,
desecho los embustes, la ignominia,
con la luna hechizada.

Con humildad te digo: quien te ama
no curva el tallo de la flor herida,
cede su néctar fiel a la caricia
en noche de esperanza


Prendida con tu aroma,
me uncí a tu piel la noche de un domingo,
con la verdad salida de tu pecho.

Me adormecí a tu sombra ,
porque un adiós fragmenta los caminos
como púa, sesgando los momentos.

(Freya)
30 de Enero
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #14 : Noviembre 02, 2018, 05:25:53 pm »

   
Cotidianidades

Cada mañana, la Tristeza camina hacia la tienda, tal y como lo marca la monotonía de su quehacer diario. Llega, se detiene en el mostrador unos segundos, elige con la mirada el mismo producto del día anterior ― ¿o el producto la elige a ella?―, pero antes de completar sus cavilaciones, el encargado de la tienda la interrumpe:
     -¿Lo de siempre?
     -Sí, por favor.
     -Aquí tiene, 2 kilos de Orlando. Que tenga buen día.

     Recibida la mercancía, sale de la tienda y marcha rumbo a su casa. Mientras tanto, va consumiendo el contenido de su paquete con deleite y lentitud.
   
Orlando
En línea

Páginas: [1] 2 3
  Imprimir  
 
Ir a: