Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: Noviembre 2018  (Leído 43 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« : Noviembre 02, 2018, 07:52:11 pm »

Mac de la Torre

El no Poeta

Pertinaz e infame hado
yo resisto tu señuelo,
¡arruina ya  mi desvelo!
Ojos en surco tostado.

Sintiéndome ruin bagazo
confina mi juicio al diestro,
si no conozco maestro,
de sabias letras ni trazo.

Como navío varado
soles conté con recelo,
cogí la pluma del suelo
en tregua con el tarado.

Arrogante, afloja el mazo,
raspa mi rostro siniestro,
tan rico convite vuestro
naciente de un novel lazo.

El guardián sutil y osado
me mostró radiante al cielo,
mira al frente con anhelo,
concluirás  roto y cansado.

Frunció la tinta un abrazo
esclava de lo que muestro,
terminé con mi secuestro;
oda libre en mi regazo.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #1 : Noviembre 02, 2018, 07:53:23 pm »

Desamor

Os hablaré de Celia, ella amaneció aquella mañana sobre la cama, abrigada tan solo con el pañuelo que él le regaló la víspera,  acarició con su mano la almohada en donde minutos antes él había estado durmiendo.
El pañuelo para ella se convirtió en un nexo amoroso entre ella y él y cobró vida, en forma de serpiente que circulaba por su piel como  si su cuerpo fuera de madera, convertida así en el árbol de la vida.
Y como árbol, se alzó del lecho y puesta en pié alzó los brazos, dejando que la serpiente subiera por sus ramas y enroscada en su brazo, danzó como quien baila un chotis, los árboles no suelen moverse de su sitio por iniciativa propia, pero su cuerpo si se movía llevado por una danza improvisada.  De corrientes de viento que entrando por la ventana movían sus ramas, que se agitaban y hacían contornearse el tronco del árbol humano en que Celia se había convertido.

La serpiente, suave y cálida, la besaba con su movimiento,  ella disfrutaba notando el tacto de su piel con la del reptil. Y la habitación cambió.

Para sus ojos, las paredes se tornaron en bruma húmeda,  y otros árboles habían crecido entorno a ella, que como ella se agitaban, y voces se oían ininteligibles,  recuerdos lejanos que el aire traía. Pero su atención estaba dispersa, poseer la vida que se arrastraba entorno a ella la enajena de felicidad,  le amaba a él y él la amaba a través de su obsequio que se había convertido en su mano, el brazo  que la sujetaba.

Otros árboles danzaban, otros permanecían quietos y una sombra caminaba entre ellos y que parecía animar sus cortezas.
Si hubiera podido mirarse, si pudiera haber observado el lugar en el que se hallaba, se habría visto al margen de toda realidad, suspendida en una oscuridad luminosa, entre penumbras neblinosas, sin suelos ni cielos, ni puntos cardinales.
Absolutamente ida de sí misma, entregada a una danza imposible, anclada a un suelo inexistente,  halló la felicidad y como árbol sin raíz en un universo de  oscuridad,  alcanzada por la caricia que anima a los árboles que como ella, poblaban el extraño bosque, caricia que reconoció como de la mano de él.
Así volvió a amanecer, así la encontraron tendida en el suelo, abrigada por su pañuelo nuevo.

Altabix
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #2 : Noviembre 02, 2018, 07:55:48 pm »

Para Rosa Baena, Maleni Pagán, para los difuntos.
Corregido en el foro Metáforas de Diana Gioia
(c) María Teresa Inés Aláez García. Mayte Aláez. Mtiag. Pernelle.

Duelo.

Estamos contigo.
La luz, en nosotros,
despunta del alma,
surgida por ti.

Tu voz no enmudece
pensada en el sueño;
añora, anhelante,
la vida feliz.

Deseos de dulce,
fugaz travesía.
El aire se cierra
rindiéndose, al fin.

Sentidos abrazos,
amores sublimes
venciendo el temor
al otro existir.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Coordinación
Metafóric@
*
Mensajes: 3905



WWW
« Respuesta #3 : Noviembre 02, 2018, 07:56:57 pm »

Candela Martí


CON EL TIEMPO ENTRE MIS BRAZOS


No me llega esperanza que caliente
el angosto sendero de mis días
ni música amorosa de violines   
en el atardecer.
Sólo restan oscuros pensamientos
dañando los caminos de mi alma,
rendida de luchar,
y ausencias permanentes en mis noches,
palpables cicatrices en la piel.


Cuán obvia imaginaba yo la senda
a lomos de mis tiernos quince años,
cubierta de candor.
No cabían borrascas ni naufragios
en el dulce castillo de mis sueños,
ni fantasmas, ni dudas, ni demonios,   
con horcas de acritud.
Vivía con el tiempo entre mis brazos
y cantaba entre nubes de algodón.
 

Mas llegan, con los años, las angustias   
del camino y sus llagas lacerantes;
se anulan los colores de la vida,
muriendo el ideal.   
En la lúgubre boca de la noche,
se levantan plegarias moribundas,
antorchas del sentir,
y me abrigo en las flores de aquel tiempo,
reclamando mis nubes de algodón.
En línea

Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a: