Cumplido en “Las amistades peligrosas”

EL CUMPLIDO COMO PELIGRO
EN LAS AMISTADES PELIGROSAS


(2002) Quaderns de Filologia, Anejo XLIX. Universitat de València. Facultat de Filologia. (Dolores Jiménez et al. eds.). pp.379-390. ISBN: 84-370-5424-9.


A.Emma Sopeña Balordi
Departament de Filologia Francesa i Italiana



A Josefa María,
con quien compartí en esta casa,
y sin peligro, mesa, silla y amistad …
… el mejor de los cumplidos.


1. EL CUMPLIDO EN EL MARCO DE LA CORTESIA VERBAL
En otro volumen de Quaderns de Filologia  (“El cumplido: “charme et vertu” en Les Liaisons Dangereuses”, Estudis Linguistics  VII any 2002) nos acercamos al estudio del cumplido como acto verbal expresivo (Haverkate 1994: 80) que pone en evidencia un determinado estado psicológico del locutor L, y cuya intención ilocutiva primordial es el refuerzo de la solidaridad con el alocutario A. Según la concepción de la lingüista C.Kerbrat-Orecchioni (1994: 202), este acto verbal supone necesariamente una evaluación positiva de una cualidad o bien de una propiedad de A, o en todo caso de una cualidad o propiedad de una persona directamente ligada a A. En este mismo estudio, se matiza entre la alabanza  o elogio y el cumplido (1994: 203) en el sentido de que se puede alabar a cualquiera pero sólo se puede hacer un cumplido a A; igualmente, el objeto de la alabanza puede ser animado o inanimado, mientras que el del cumplido no puede ser más que animado. Así pues, un cumplido presentará un término intrínsecamente axiológico que podrá variar en función de los sistemas evaluativos propios de L y de A, así como del contexto. Siguiendo los estudios más representativos en cortesía verbal (Goffman:1973, 1974, Lakoff: 1973, Grice: 1975, Brown and Levinson: 1978, Leech: 1983), relacionaremos este aspecto de la pragmática con el análisis del cumplido, puesto que las dos imágenes (faces) positiva y negativa que presenta todo individuo están directamente implicadas en este acto verbal. En efecto, tanto la imagen positiva – imágenes valorizantes que todo individuo social pretende poner en evidencia en el acto interactivo -, como la negativa (reformulación del término territorio de Goffmann) – territorio corporal, espacial, temporal, bienes materiales, bienes cognitivos – entran en juego cuando se hace a alguien un cumplido, porque éste puede suponer un FTA (Face Threatening Act o Acto contra la Imagen ACI) para la imagen positiva de L – al lisonjear a alguien, L se sitúa por debajo -, y/o para la imagen negativa de A – incursión en su territorio -. Así pues, desde el punto de vista semántico y pragmático, la fuerza ilocutiva del cumplido supone una amenaza (FTA) para la imagen negativa de A, porque al enjuiciarle se viola en cierta medida su intimidad, pero al mismo tiempo al ser un anti-FTA para A sitúa a éste en posición de deudor que tendrá que compensar a L. El cumplido, como anti-FTA o FFA (Face Flattering Act o AAI Acto Adulador de la Imagen), representa una forma privilegiada de cortesía positiva, y puede acompañar a un FTA para la imagen negativa (e.g.órden) o bien para la imagen positiva (e.g.crítica) por lo que se torna en muestra de cortesía negativa atenuando una crítica o suavizando una petición, etc. Por lo tanto puede servir como estrategia de cortesía eficaz para introducir un acto verbal susceptible de amenazar la imagen negativa de A. Al mismo tiempo, puede servir de instrumento de persuasión en los tipos de interacción en los que el balance coste-beneficio puede ser objeto de negociación (Haverkate 1994: 89). En general, como procedimiento de captatio benevolentiae, se encuentra a menudo en las secuencias de apertura, como ritual que intenta inaugurar con buen auspicio la relación interactancial, y en las de clausura con el fin de crear un balance positivo del intercambio. Siguiendo con la relación cumplido-cortesía, para ser negativamente cortés conviene evitar los actos que amenazan a A, lo cual supone una estrategia de prevención. Este tipo de cortesía puede ser por lo tanto de naturaleza abstencionista, o bien compensatoria (evitar la producción de FTA o bien suavizarlos por medio de procedimientos substitutivos o acompañadores). Para ser positivamente cortés convendrá producir FFA para la imagen negativa (e.g. regalo) o bien para la imagen positiva (e.g. cumplido). La cortesía positiva tiene un carácter esencialmente antiamenazador.
Para terminar con esta introducción al acto verbal del cumplido, añadiremos que existen unas condiciones esenciales para su feliz cumplimiento: el principio de verosimilitud, que exige que el deseo de agradar a A no aparezca como el  móvil esencial del acto, con el fin de que L no se muestre totalmente subjetivo, y el principio de acomodación a los principios evaluativos de A , para que L no acaricie “a contrapelo” (Kerbrat 1987: 31).
A continuación pasamos a exponer algunas tipologías que conforman el uso del cumplido. Las aplicaremos posteriormente al corpus de trabajo, Les liaisons dangereuses de Choderlos Laclos.
2. TIPOLOGIAS
Siguiendo las taxonomías de C.Kerbrat-Orecchioni (1994: 204) distinguiremos:
2.1. cumplidos directos vs indirectos, es decir aquellos que se dirigen directamente a A, y aquellos que llegan a A a través de una persona asociada a A.
2.2. cumplidos explícitos vs implícitos, es decir los que son expuestos abiertamente, y los que son presupuestos o sobre-entendidos, que juegan con las posibilidades interpretativas:
La siguiente cita ilustra estas tipologías; las referencias a las cartas del texto de Choderlos Laclos Les liaisons dangereuses son como sigue: L (nº de la carta), p.(en la edición utilizada en este trabajo, y que figura en la bibliografía):
Mais pourrait-on le craindre d’un enfant simple et timide; d’un enfant né de vous, et dont l’éducation modeste et pure n’a pu que fortifier l’heureux naturel? (L104-p.298) (Marquise – Madame de Volanges)
En este fragmento epistolar, se juega con todas estas tipologías: lo directo y lo indirecto, lo explícito y lo implícito, en tanto que la Marquesa halaga abiertamente los valores de la hija de Madame de Volanges, pero halaga indirectamente y subrepticiamente a ésta.
Los contenidos implícitos pueden funcionar en el mismo sentido:
L: ¿Aquel niño es su hijo (A’), verdad?
A: sí, ¿cómo lo sabe?
L: porque tiene unos ojos preciosos.
Cumplido directo para A’ + cumplido indirecto para A (porque L no lo dirige directamente a A a quien, en realidad, quiere hacer el cumplido) + cumplido presupuesto porque se presupone, a través de un procedimiento de entimema, silogismo truncado al que le falta una premisa, que A tiene ojos bonitos. (A’ tiene los ojos bonitos, A’ es hijo de A, luego A tiene los ojos bonitos).
O en sentido contrario:
Cumplidos pérfidos en los que bajo el contenido explícito halagador, se disimula un valor inverso; los dos valores opuestos coexisten en el enunciado, y valorización y desvalorización se mezclan produciendo enunciados axiológicamente híbridos: “Te favorecen los pantalones estrechos, pareces más alta”. Los cumplidos pérfidos de expansión restrictiva engendran una inferencia descortés; la restricción puede ser temporal: “¡Qué guapa estabas anoche!” o del campo de aplicación de la cualidad enunciada: “¡Estás fenomenal para tu edad!”, o la utilización de un superlativo relativo que descalifica a los otros elementos del conjunto: “Tu capacidad de trabajo es lo mejor de ti”.
b.1.El cumplido pérfido se distingue del anticumplido (cumplido irónico o antifrástico): “¡Qué sonriente estás por la mañana!”, donde el sentido desvalorizante se substituye al sentido valorizante bajo el que se disimula.
b.2.Existe igualmente el cumplido maquillado de anti-cumplido:  “¡Qué niño tan feo tienes !”. Para estos tipos de cumplido, el acompañamiento mímico y prosódico es indispensable.
b.3. El cumplido pérfido se distingue igualmente de los cumplidos torpes:  “¡Qué juvenil es tu mamá!” (“cumplido” de un joven dirigido a una chica refiriéndose a una amiga de ésta algo más mayor).
2.3. Cumplidos hiperbólicos / mitigados: debido a la necesidad de mantener el principio de verosimilitud y de sinceridad, un cumplido demasiado enardecido corre el riesgo de  no ser creído, por lo que convendrá en ocasiones rodearlo de precauciones gracias a procedimientos mitigadores o suavizadores como la justificación o las formulaciones implícitas: “Ese escote favorece mucho con una melena rubia”.
3. VALORES PRAGMATICOS Y PSICOSOCIALES
Cuando decimos algo no decimos todo lo que en realidad queremos decir y, es más, en ocasiones incluso decimos lo que no nos propusimos decir, esto significa en pragmática que la comunicación lingüística presenta tres dimensiones: lo que decimos, lo que queremos decir y lo que decimos sin querer.  La pragmática estudia el significado intencional, y entender lo que alguien dice es reconocer una intención. La comunicación humana pretende alcanzar ciertos objetivos en relación con otras personas, es decir que haciendo uso de la palabra se pretende actuar sobre el estado de cosas preexistente para modificarlo: la intención funciona como un principio regulador de la conducta. Y el reconocimiento por parte de A de la intención de L es un paso necesario en la feliz interpretación de los enunciados. A tendrá que reconstruir la intención comunicativa de L de acuerdo con los datos que le proporciona su información pragmática.
Los cumplidos que hemos seleccionado para este trabajo presentan una serie de intenciones de L hacia A que van más allá de la mera utilización de términos axiológicos con intención halagadora “gratuita”. Desde la intención enunciativa más evidente a la más encubierta, L pretende – por medio de recursos lingüísticos más o menos estereotipados – “hacer / conseguir algo” con palabras halagadoras.
4. ANALISIS DEL CORPUS
4.1.Términos aduladores cuya intención enunciativa es la obtención de un beneficio propio (captatio benevolentiae ).

(1)- Pour me faire pardonner cette manière brusque, je l’ai couverte aussitôt par une cajolerie.  (L.125 p.360) (Valmont – Marquise)
En este primer ejemplo, Valmont emplea el término “cajolerie”, de “cajoler”, actualmente, “paroles ou manières par lesquelles on cajole; flatterie; “cajoler”, avoir envers quelqu’un des manières, des paroles tendres et caressantes; vieilli: chercher à gagner, à séduire par des attentions aimables, amadouer, courtiser, enjôler.”  (Le Petit Robert , s.v.).
La Marquesa de Merteuil utiliza igualmente el término “cajolerie” en ese sentido de zalamería con el fin de captar la voluntad con halagos e incluso con engaños, como reproche a Danceny.   Igualmente  lo utilizará en una de sus cartas a Valmont en el sentido de engatusamiento de ella misma a otras damas.
(2) – Quittez donc, si vous m’en croyez, ce ton de cajolerie, qui n’est plus que du jargon, dès qu’il n’est pas l’expression de l’amour (…) chaque sentiment a son langage qui lui convient. (L121 p.347) (Marquise – Danceny).
(3)- Vous êtes cause que je suis arrivée indécemment tard chez Mme de Volanges, et que toutes les vieilles femmes m’ont trouvée merveilleuse. Il m’a fallu leur faire des cajoleries toute la soirée pour les apaiser: car il ne faut pas fâcher les vieilles femmes; ce sont elles qui font la réputation des jeunes. (L51-p.143) (Marquise – Valmont)
(4) – Ah! fripon, vous me cajolez, de peur que je ne me moque de vous! Allons, je vous fait grâce: vous m’écrivez tant de folies, qu’il faut bien que je vous pardonne la sagesse où vous tient votre Présidente. (L20-p.71) (Marquise  – Valmont)
El último ejemplo de utilización de “cajolerie”, da cuenta de la rentabilidad de la utilización de tal instrumento de seducción:
(5)- Après que le coeur d’une femme a été exercé quelque temps, il a besoin de repos; et j’ai remarqué qu’une cajolerie était, pour toutes, l’oreiller le plus doux à leur offrir. (L70 – p.186) (Valmont – Marquise)
Un valor pragmático engloba a estas expresiones construidas con el término “cajolerie”, la de embaucar por medio de alabanzas insinceras.
Los dos cumplidos siguientes, explícitos, exponen de manera evidente una contrapartida al acto verbal halagador; en el primero de ellos, por un argumento deductivo, el enunciador considera que está en medida de recibir el trato que corresponde a la cualidad que le atribuye al destinatario del cumplido (vous êtes bonne, par conséquent je peux attendre de vous la bonté, l’amitié).
(6)- Après avoir éprouvé vos bontés vraiment maternelles, j’ai droit d’espérer d’elle l’amitié tendre d’une soeur. Je vous prie, Madame, de vouloir bien la lui demander de ma part, en attendant que je me trouve à portée de la mériter.  (L8-p.49) (Présidente- Madame de Volanges)
En el que sigue, el mecanismo es semejante (vous êtes parfaite, par conséquent je peux attendre de vous la bonté de me procurer des soins); pero a esta circunstancia se añade la exigencia, el acto verbal explícito del requerimiento de la prueba:
(7)- Ah! laissez-moi vous croire parfaite, c’est le seul plaisir qui me reste. Prouvez-moi que vous l’êtes en m’accordant vos soins généreux. (L25-p.84) (Valmont – Présidente)
4.2. Reproche enmascarado con cumplido
Los escasos reproches que se encuentran en nuestro corpus proceden de motivaciones diferentes. El primero de ellos, procede de una de las cartas del Vizconde de Valmont dirigida a la Marquesa de Merteuil en la que reproduce las recriminaciones de La Presidente de Tourvel hacia su persona. En la misma transcripción, Valmont da cuenta de su protesta: La Présidente, por medio de un halago (“vous êtes digne de faire le bien”),  ha atacado su imagen positiva con el recurso lingüístico de una pregunta retórica (“comment pouvez-vous faire le mal?”), por lo cual, Valmont responde enérgicamente en primer lugar con un rechazo del ataque (“Je ne mérite pas cette censure”), y en segundo lugar con otro ataque (“Si vous avez autant d’esprit, je ne conçois pas que vous pouviez ne pas comprendre …”)
(8)- Quand on est si digne de faire le bien, me dit-elle, en arrêtant sur moi son doux regard: comment passe-t-on sa vie à mal faire? – Je ne mérite, lui répondis-je, ni cet éloge, ni cette censure; et je ne conçois pas qu’avec autant d’esprit que vous avez, vous ne m’ayez pas encore deviné. (L23-p.80) (Valmont – Marquise)
El segundo ejemplo de reproche procede del caballero Danceny, y va dirigido a la joven Cécile: ensalza (“jolie main”) y protesta con lógica aplastante (“si vous m’avez écrit “je vous aime”, pourquoi ne me permettez-vous pas de m’approcher de vous”)
(9)- Pourquoi ne puis-je sans cesse tenir cette jolie main qui m’a écrit je vous aime” !  (L31-p.95) (Danceny – Cécile)
El último ejemplo de reproche se produce entre dos mujeres; las alabanzas que dirige la Marquesa a Cecile (“forzadamente” en el sentido de que son ciertas, y no se pueden obviar) acompañan una recriminación:
(10)- Malgré les louanges que je suis forcée de vous donner, comme vous voyez, il faut convenir pourtant que vous avez manqué votre chef-d’oeuvre; c’était de tout dire à votre Maman. (L105 p.302) (Marquise – Cécile)
4.3. Cumplidos que sitúan al enunciador en un nivel inferior al del destinatario
Los actos verbales siguientes intentan embaucar a la alocutaria por medio de un mecanismo de atentado contra la propia imagen positiva; todos ellos conjugarán la alabanza con la autodenigración, que sirve para elevar más a la destinataria del cumplido; la declaración amorosa no sólo desnuda emocionalmente al enunciador sino que lo rebaja.
(11)- Vos ordres sont charmants; votre façon de les donner est plus aimable encore; vous feriez chérir le despotisme. Ce n’est pas la première fois, comme vous savez, que je regrette de ne plus être votre esclave.  (L4-p.39) (Valmont – Marquise)
Se ensalza con este cumplido la habilidad de la Marquesa de Merteuil para conseguir sus propósitos, su manera de proceder que transforma el acto verbal de la órden en un acto amable tanto en el contenido proposicional (“Vos ordres sont charmants” ) como en la forma adoptada (“Votre façon de les donner” ). El enunciador atenta contra su propia imagen positiva al lamentar no ser “esclavo” de la destinataria, y con ello adula la imagen positiva de ésta.
(12)- Si tant de charmes, ai-je donc repris, ont fait sur mon coeur une impression si profonde, tant de vertus n’en ont pas moins fait sur mon âme. Séduit, sans doute, par le désir de m’en rapprocher, j’avais osé m’en croire digne (…) terminer, avec quelque tranquillité, des jours auxquels je n’attache plus de prix, depuis que vous avez refusé de les embellir. (L125 p.360) (Valmont – Marquise)
El ataque contra la propia imagen va al mismo tiempo en la dirección de la lucha por alcanzar la altura adecuada, por llegar a merecer a la alocutaria; cualquier acto realizado tiene como única motivación el conseguir el efecto perlocutivo de gustar, agradar …
(13)- Je me dis, je me répète, qu’il vaut mieux vous mériter que vous obtenir; et dussiez-vous me refuser toujours un bonheur que je désirerai sans cesse, il faut vous prouver au moins que mon coeur en est digne. (L68 – p.180) (Valmont – Présidente)
(14)- Si je remplissais des devoirs, ils me rendaient plus digne de vous; si je cultivais quelque talent, j’espérais vous plaire davantage.  (L80 – p.217) (Danceny – Cécile)
La estrategia consiste para el enunciador en no poner de manifiesto sus verdaderas  intenciones – conseguir que la destinataria de la carta se enamore y lo demuestre – y, para ello, las enmascara con una intención enunciativa desinteresada (“sans prétendre …”):
(15)- Sans prétendre à vous obtenir, je m’occupais de vous mériter. En réclamant votre indulgence pour le passé, j’ambitionnai votre suffrage pour l’avenir. Je le cherchais dans vos discours; je l’épiais dans vos regards; dans ces regards d’où partait un poison d’autant plus dangereux, qu’il était répandu sans dessein et reçu sans méfiance. (L36-p.109) (Valmont – Présidente)
(16)- Je me dis, je me répète, qu’il vaut mieux vous mériter que vous obtenir; et dussiez-vous me refuser toujours un bonheur que je désirerai sans cesse, il faut vous prouver au moins que mon coeur en est digne. (L68 – p.180) (Valmont – Présidente)
En otras ocasiones, la intención enunciativa es únicamente la de situar a la destinataria por encima no sólo del propio enunciador sino de todo lo que pueda rodear a ésta:
(17)- Je vous comparais à tout; partout vous aviez l’avantage. Chaque moment du jour était marqué par un hommage à vous, chaque soir j’en apportais le tribut à vos pieds.  (L80 – p.217) (Danceny – Cécile)
(18)- Vous ne saurez jamais jusqu’à quel point vous fûtes adorée, et de combien ce sentiment m’était plus cher que mon existence.  (L125 p.363) (Valmont – Marquise)
Los cumplidos entre mujeres también utilizan la estrategia de la autodenigración para conseguir una mayor efectividad:
(19)- Après avoir éprouvé vos bontés vraiment maternelles, j’ai droit d’espérer d’elle l’amitié tendre d’une soeur. Je vous prie, Madame, de vouloir bien la lui demander de ma part, en attendant que je me trouve à portée de la mériter.  (L8-p.49) (Présidente- Madame de Volanges)
(20)- Pénétrée, Madame, de vos bontés pour moi, je m’y livrerais tout entière, si je n’étais retenue, en quelque sorte, par la crainte de les profaner en les acceptant. Pourquoi faut-il, quand je les vois si précieuses, que je sente en même temps que je n’en suis plus digne? Ah? j’oserai au moins vous en témoigner ma reconnaissance; j’admirerai, surtout,  cette indulgence de la vertu, qui ne connait nos faiblesses que pour y compatir, et dont le charme puissant conserve sur les coeurs un empire si doux et si fort,  même à côté du charme de l’amour. (L132 p.380) (Présidente – Madame de Rosemonde)
4.4. Cumplidos transferidos
El ejemplo que sigue opera un original mecanismo de traslación de la evaluación asertiva positiva objeto del cumplido. La evaluación positiva que compone un cumplido puede referirse a un objeto por transferencia. El cumplido del Vizconde queda transferido al objeto testigo de la emisión de dicho acto verbal (la mesa en la que escribe).
(21)- Tout semble augmenter mes transports: l’air que je respire est brûlant de volupté; la table même sur laquelle je vous écris, consacrée pour la première fois à cet usage, devient pour moi l’autel sacré de l’amour; combien elle va s’embellir à mes yeux. (L48-p.438) (Valmont- Présidente)
4.5. Autocumplidos: fenómenos de inmodestia
El autocumplido infringe una ley fundamental de la cortesía que es la de la modestia. El enunciado de la Marquesa de Merteuil supone un atentado a esta ley porque ensalza vehemente y explícitamente la propia imagen positiva, mostrándose capaz de realizar una serie de acciones de la manera más conveniente para el Vizconde. La intención enunciativa en este caso no es agradar a A sino poner en evidencia los propios valores:
(22)- Que vous êtes heureux de m’avoir pour amie! Je suis pour vous une Fée Bienfaisante. Vous languissez loin de la Beauté qui vous engage: je dis un mot, et vous vous retrouvez auprès d’elle. Vous voulez vous venger d’une femme qui vous nuit: je vous marque l’endroit où vous devez frapper et la livre à votre discrétion. Enfin, pour écarter de la lice un concurrent redoutable, c’est encore moi que vous invoquez, et je vous exauce. En vérité, si vous ne passez pas votre vie à me remercier, c’est que vous êtes un ingrat. (L85 – pp.238-239) (Marquise – Valmont)
4.6. ¿Cumplidos o valores anti-halagadores?:
El término axiológico empleado por la Marquesa (“perfide, qui manque a sa parole, trahit celui qui lui faisait confiance, déloyal, infidèle, dangereux”, Le Petit Robert, s.v.) que reproduce el que supuestamente utilizaría dirigiéndose a ella uno de sus amantes, es recibido por ella en sentido axiológico contrario (negativo vs. positivo) al que tendría para este enunciador. Lo mismo ocurre con el término “cruelle”. Es un fenómeno en cierto modo semejante al anterior, en la medida en que L utiliza los medios a su alcance para autoalabarse:
(23)- (Je suis sûre que si j’avais le bon esprit de le quitter à présent, il en serait au désespoir; et rien ne m’amuse comme un désespoir amoureux.) Il m’appellerait perfide, et ce mot de perfide m’a toujours fait plaisir; c’est, après celui de cruelle, le plus doux à l’oreille d’une femme, et il est moins pénible à mériter. (L5-p.43) (Marquise – Valmont)
Así pues, ella misma transforma un anti-cumplido o FTA (ACI) en un cumplido, en tanto que en su escala de valores, la imagen que ella quiere dar de sí misma (ethos) no coincide con la que el supuesto enunciador querría ver en ella.
El cumplido que el Vizconde hace a la Marquesa de su mirada, esconde una dura recriminación acerca de la aparente ingenuidad que muestra; podría tratarse en cierta medida de un cumplido pérfido sobre-entendiéndose que utiliza su mirada “docile” con el fin de obtener un beneficio:
(24)- Ce n’est pas que votre physionomie exercée n’ait su prendre à merveille l’expression du calme et de la serénité (…) je conviens même encore que vos regards dociles vous ont parfaitement servie. (L151 p.426) (Valmont- Marquise)
5. ALGUNAS CONCLUSIONES
Hemos visto algunos casos del funcionamiento de captación de A por medio del cumplido (cf.obtención de beneficio propio), así como de un cierto tipo de rechazo (cf.reproche) de la actuación de A utilizando el mismo mecanismo. De la misma manera, se puede echar mano con taimería del cumplido con el fin “conquistar” algo (cf.actos contra la propia imagen). Si dirigir un cumplido supone, de entrada – según los lingüistas expertos – rebajarse ante el halagado, en ocasiones, el adulador no duda en presentar un ethos humillado con el fin de conseguir una mayor fuerza ilocutiva en su acto verbal. También hemos obervado – tanto en el presente trabajo como en el que ha tenido como objetivo el análisis de los términos axiológicos para A, v.supra – que los cumplidos no son (¿nunca?) gratuitos. Las intenciones enunciativas de un gran número de ellos son, a menudo,  descaradamente explícitas, y el cumplido es un excelente mecanismo de captatio benevolentiae, como lo es también de mitigar o enmascarar reproches de toda índole. El cumplido ha valido desde siempre como medio de acercamiento, de seducción y de conquista
… Y si se persiguen otros fines …
¿para qué utilizar veneno – como dice un refrán persa – si se puede matar con miel?


Bibliografía


BROWN,P. – LEVINSON,S. (1978) Goody, E. (ed.) “Universals in language usage:
Politeness phenomena”. Questions and politeness. Strategies in social
interaction. Cambridge: Cambridge Univ.Press, 56-289.
FORNEL, M. (1989) “Actes de langage et théorie du prototype: L’exemple du compliment”, Cahiers de Praxémique 12, 37-49.
GOFFMAN,E. (1973) La mise en scène de la vie quotidienne. 1- La présentation de
soi. 2- Les relations en public. Paris: Minuit.
(1974) Les rites de l’interaction. Paris: Minuit.
GRICE, P.H. (1975) “Logic and conversation”. Syntax and Semantics. vol.3. Cole,P. – Morgan, J.L. (éds.). New York: Academic Press.
HAVERKATE,H. (1994) La cortesía verbal. Madrid: Gredos.
HERBERT,R.K. (1989) “Compliment-rejection vs compliment-avoidance”. Language and Communication 9, 35-47.
(1990) “Sex-based differences in compliment behaviour”. Language in Society 19-2, 201-224.
HOLMES,J. (1988) Paying compliments: “A sex-preferential positive politeness
strategy”. Journal of Pragmatics, 12, 445-465.
JOHNSON,D.M. – ROEN, D.H. (1992) “Complimenting and involvement in peer
rewiews; Gender variation”, Language and Society, 21-1: 27-57.
KERBRAT-ORECCHIONI,C. (1987) “La description des échanges en analyse
conversationnelle: l’exemple du compliment”. DRLAV 36-37, 1-53.
(1990) Les interactions verbales I. Paris: A.Colin.
(1992) Les interactions verbales II. Paris: A.Colin.
(1994) Les interactions verbales III. Paris: A.Colin.
LACROIX,M. (1990) De la politesse. Essai sur la littérature du savoir-vivre. Paris:
Commentaire/Julliard.
LACLOS, C. (1972) Les liaisons dangereuses. Paris: Gallimard.
LAKOFF,R. (1973) “The logic of politeness or Minding your P’s and Q’s”. Papers from the Ninth Regional Meeting. Chicago Linguistic Society. 292-305.
LEECH, G.N. (1983) Principles of Pragmatics. London-New York: Longman
MARANDIN,J.-M. (1987) “Des mots et des actions: “compliment”,
“complimenter” et l’action de complimenter”. Lexique 5, 65-99.
WATTS,R.L. (1992) Politeness in Language. Studies in its History: theory and
practice. Berlin: Mouton-De Gruyter
WOLFSON,N. (1983) “An empirically based analysis of complimenting in
American English”. In N.Wolson & E.Judd (eds), Sociolinguistics and
language  acquisition, pp.82-95. Rowley, MA: Newbury House.


Deja una respuesta